¿Qué Problemas Puede Provocar un Piercing en la Boca?

    La palabra piercing viene del inglés “pierce” que significa atravesar, perforar, agujerear. El piercing puede definirse como la colocación de joyas, aditamentos o adornos con diversos fines, ya sea para dar cierto carácter distintivo de marginalidad, rebeldía, religión o membresía de un determinado grupo; para incrementar el placer sexual o, simplemente, para estar al día en lo que se usa.

    Un informe publicado en la revista oficial de los odontólogos británicos British Dental Journal, se señala que:
    La práctica del piercing, actualmente extendida entre jóvenes, puede causar no solo hemorragias y cicatrices en la boca, sino también infecciones, fracturas en los dientes y daño en el sistema nervioso. Los especialistas calculan que al menos uno de cada cinco personas que se perforan la boca, sufrirá un problema sanitario de estas características.

    Lo que realmente llama la atención es que estos aditamentos son colocados, en su mayoría, por personas que no tienen los conocimientos necesarios para resolver favorablemente cualquier reacción adversa al cuerpo extraño. Que puede ser de carácter grave.

    piercing-tip-2 Los problemas de salud que puede provocar el hecho de tener un piercing en la boca, no solo se restringen a la cavidad oral, también pueden afectar a la salud general de la persona, tales como:

    Infecciones: La herida provocada por el piercing unida a la gran cantidad de bacterias presentes en la boca y la introducción de nuevas bacterias por el manejo del piercing provoca un aumento de las infecciones en la boca.

    Transmisión de enfermedades: El piercing oral es un factor de riesgo potencial de transmisión de herpes y hepatitis B y C.

    Endocarditis: Debido a la herida dónde se coloca el piercing, hay la posibilidad que las bacterias entren en el corriente sanguíneo y puedan conllevar endocarditis (una inflamación del corazón y sus válvulas) en personas con problemas cardíacos que pueden no estar diagnosticados de antemano.

    Daño de nervios/sangrado: La colocación del piercing puede dañar el nervio y perder la sensibilidad en la zona dónde está colocado o provocar problemas de movimiento, especialmente en los piercing colocados en la lengua. Si por el contrario se perforan algunos vasos sanguíneos, puede provocar un sangrado continuo.

    Enfermedad periodontal: La gente con piercing orales, especialmente con grandes piercing en la lengua, tienen un mayor riesgo de padecer enfermedad periodontal. El piercing puede dañar las encías provocándoles heridas y su recesión, lo que puede implicar dientes sueltos e incluso su pérdida.

    Daño a los dientes: Los golpes provocados por los piercing pueden conllevar la rotura de algún diente. Un estudio concluyó que el 47% de las personas que llevaron un piercing en la lengua durante 4 años o más, sufrieron como mínimo la rotura parcial de un diente.

    Reacción alérgica al metal: Una reacción hipersensible, llamada dermatitis, puede ocurrir en personas susceptibles.

    Tragarse el piercing: si el piercing se suelta dentro de la boca puede conllevar peligro de asfixia, y en caso que de deglución, puede lesionar el sistema digestivo o los pulmones.

    Consejos si ya decidió tener un piercing

    Si a pesar de todas estas posibles consecuencias, ha decidido ponerse un piercing oral, debería tener en cuenta todos estos consejos:
    Si desde que lleva el piercing no ha visitado al dentista, contáctelo para que pueda comprobar la salud oral de su boca.

    1. 1. Mantenga el piercing siempre limpio utilizando un enjuague bucal después de cada comida.
    2. 2. Evite el choque del piercing con los dientes. Tenga cuidado con el piercing al hablar y al comer, sobre todo los primeros días, hasta que se haya acostumbrado a su presencia.
    3. 3. Compruebe periódicamente que el piercing se encuentre en perfecto estado para evitar que se suelte o se lo trague.
    4. 4. Cuando haga deporte, quíteselo para evitar cualquier problema.
    5. 5. Visite a su dentista regularmente y recuerde mantener una perfecta higiene oral si no quiere exponerse a las infecciones: cepíllese los dientes 2 veces al día y utilice el hilo dental por la noche.
    clinica-acreditada